FAROS DE GALICIA

Imagen del mapa

Selecciona el número parada que desees del mapa
1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28 - 29 - 30 - 31

Faro de Ínsua

Curiosidades

El faro de Ínsua está situado en la punta de mismo nombre. Fue creado para enlazar los de Corrubedo y Finisterre, ayudando así a marcar una zona muy peligrosa para la navegación, abundante en bajos y escollos. Su vista no se pierde desde la carretera que va de Corcubión a Muros. Un ramal de unos 600 metros conduce a su edificio, y ofrece el dato fundamental que hace único este faro verdaderamente insólito. Fue una Real Orden del 2 de julio de 1904, aprobando el Plan General de Balizamiento de las costas del noroeste, la que determinó que el faro a construir en Punta Ínsua fuera de 4º orden.

El edificio

Puesto todo en su sitio, el 25 de octubre de 1921 se inauguró el faro de Punta Ínsua, un edificio de una planta en forma de U con capacidad para dos viviendas, despacho, sala de motores y taller. La torre, troncopiramidal, es de sección poligonal y está rematada por un balconcillo con un torreón cilíndrico que forma parte de la misma linterna. En cuanto a la máquina de luz, finalmente se optó por una lámpara de petróleo Pintch para capillos de 40 mm, y una Maris de dos mechas a la que recurrir en cualquier emergencia. El 11 de septiembre de 1947 fue reemplazada por una lámpara eléctrica de 1.500 w con un grupo electrógeno para fallos en el suministro eléctrico.

El lugar

El campo de fútbol a los pies del faro es la menor de las extraordinarias cosas y fenómenos que aquí se urden entre la tierra, los ríos y el mar. Lugar de granitos y de un mineral, el wolfram, que trajo a más de uno de cabeza durante la Segunda Guerra Mundial, la costa despliega a lo largo del reborde rocoso fascinantes obras de arquitectura e ingeniería. Así como los hórreos de Lira, y sobre todo, el de Carnota, obra perfecta del arte cantero y de las ciencias de la despensa, construído en 1768 por Gregorio Quintenla. Y sobre todo, el de Carnota, obra perfecta del arte cantero y de las ciencias de la despensa, construido en 1768.